sábado, 24 de marzo de 2012

Talleres gratuitos

Hoy llegamos a veinticinco talleres, la mayoría de ellos con doble sesión, con un número de incritos superior a doscientoscincuenta. Queremos que este dato sea el primero de una lista mucho más larga, para lo que os necesitamos a tod@s vosotr@s. Son unos "raticos" en los que tanto niños como mayores nos enfrascamos en conseguir diversos tipos de manualidades, o escuchamos cuentos en versión original (sin doblaje) o salimos transformados por los efectos del maquillaje.
Ya conocéis nuestro lema "Cuenta conmigo". Desde luego nosotros contamos con vosotros
¡ Os esperamos !

martes, 20 de marzo de 2012

Lo prometido es deuda

Como os prometimos, ya tenemos a vuestra disposición en nuestra tienda, las equipaciones y el merchandising oficial del CAI Zaragoza.

lunes, 12 de marzo de 2012

El deporte es cultura

Sólo se necesita un balón para jugar, pero es bueno identificarse con un equipo, especialmente cuando el equipo es de la ciudad y nos hace sentirnos orgullosos. Estamos preparando una selección de artículos para jugar, para fardar, para sentirnos cómplices (equipajes infantiles de juego, de entrenamiento, de paseo, balones, gorras, bufandas; pero os traemos todo lo que necesitéis). ¿Compartimos una pasión?

Niños bilingües: cómo educarlos

Los nuevos modelos de familia, las parejas mixtas, las corrientes de migración geográfica o los sistemas educativos modernos, más abiertos a los idiomas extranjeros. Ya sea por una cosa o por otra, cada vez es más y más frecuente encontrarse con niños totalmente bilingües, capaces de hablar en otro idioma además de la lengua materna. Ya sea por iniciativa personal de los padres o porque uno de los progenitores (o ambos) habla una lengua diferente de la del país de crianza del niño, la apertura a otros idiomas desde el nacimiento es uno de los mayores regalos para los 'peques': a esta edad, el cerebro procesa la información de manera diferente, favoreciendo el aprendizaje y estimulando otras áreas relacionadas con el desarrollo intelectual y emocional.
Eso sí: para que el niño se considere bilingüe, al menos el 20 por ciento del habla dentro y fuera de casa debe ser en ese idioma. Todo un reto para los padres, que multiplican sus posibilidades de éxito si comienzan a inculcar ambas lenguas desde la cuna, cuando el cerebro, mucho más abierto y receptivo que en cualquier otra etapa de la vida, almacena ambos idiomas en el mismo área, interconectándolos como si fuesen iguales y eliminando la necesidad de 'traducir' de uno a otro.
Los beneficios, al margen de los evidentes, son muchos: los niños bilingües tienen una mayor tendencia natural a ser creativos, mientras que la gran mayoría manifiesta una mayor capacidad de aprender terceros y cuartos idiomas en el futuro. El principal inconveniente: según los expertos, los 'peques' expuestos a dos o más idiomas tardan más en empezar a hablar, y presentan mayores problemas a la hora de invertir el orden de las palabras dentro de una oración, o combinar varios idiomas indistintamente dentro de una frase.
Entonces, ¿cómo dar el primer paso? En los casos de las familias mixtas, donde los padres hablen diferentes idiomas, o las familias que compartan una lengua común pero vivan en un país diferente al de origen, lo más importante es reforzar al máximo el 'idioma minoritario': aquel al que el pequeño esté expuesto menos horas al día. Un truco común es asignar un idioma a cada uno de los padres, y usarlo cada vez que nos dirijamos a él, para, más tarde, ir sumando refuerzos poco a poco, como apuntarle a un 'cole' o una guardería bilingües, ver películas en el idioma de origen, o llevarle a nuestro país natal lo más a menudo posible.